El poliestireno expandido es un material ampliamente utilizado en los trabajos de aislamiento térmico de edificaciones, pero su utilidad lo convierte en la solución adecuada para otros problemas emergentes en el sector de la construcción. Es el caso del aislamiento acústico, la demanda de este tipo de soluciones ha experimentado un incremento notable en los últimos tiempos. Se trata de un material muy adecuado para cualquier tipo de trabajo de aislamiento. En cualquier caso, su fabricación ha evolucionado para conseguir una mayor eficiencia en lo que se refiere a la insonorización de inmuebles.

El uso del poliestireno expandido en el sector de la construcción no es algo novedoso, ya en la década de los 70 y los 80 se empleó como solución aislante para suelo flotante, comprobando su capacidad para la absorción del ruido. En la actualidad, este material recupera el papel protagonista como solución económica y eficaz en los trabajos de aislamiento acústico. Su uso hace posible cumplir con las exigencias que establece la normativa vigente: el Código Técnico de la Edificación. El proceso industrial de este material contempla, hoy en día, una solución elastificada, la mejor solución para conseguir la insonorización deseada de las estancias según la norma europea UNE EN 13163.

Para la elaboración de esta solución innovadora se introduce otro material en el proceso de fabricación: el grafito. Sólo de este modo se consigue incrementar sus prestaciones, con el objetivo de mejorar los resultados de aislamiento, tanto térmico como acústico. Desde Embalogic queremos poner de manifiesto que existen dos tipos diferentes de ruido: el ruido aéreo y el ruido por impacto. El primero responde a voces, música, aparatos audiovisuales, etc.

En cualquier caso, el ruido por impacto es el que más molestias ocasiona, nos referimos al que se produce como consecuencia de las pisadas o los golpes. El motivo por el cual este tipo de ruido es más molesto, es que la trasmisión del ruido por impacto es más intensa al producirse el golpe sobre el suelo, lo cual supone un mayor aporte energético. En cualquier caso, las soluciones de aislamiento acústico, fabricadas en poliestireno expandido, pueden colocarse sobre el subsuelo o, bien, en los paramentos verticales de la edificación.