Desde la Unión Europea están promoviendo la construcción de edificaciones más eficientes, construcciones sostenibles que permitan realizar un consumo energético más respetuoso con el medio ambiente y que suponen un ahorro energético considerable. Todo son ventajas. Los nuevos edificios ya tendrán en cuenta los criterios de eficiencia, pero las construcciones más antiguas deberán adaptarse a estos nuevos criterios. El mejor modo de conseguirlo será optar por una rehabilitación térmica en el inmueble, mejorando así la sensación de confort en el interior. Existe una gran variedad de materiales en el mercado que son adecuados para este tipo de rehabilitación, es el caso del poliestireno expandido a precios asequibles.

Cualquier solución de aislamiento térmico deberá ser ligera y de fácil instalación. En cuanto a los lugares donde se pueden instalar estos sistemas aislantes constituyen la envolvente del edificio: fachadas y tejados, pero también en zonas interiores de la vivienda como las paredes, los suelos o los techos. Apostar por este tipo de rehabilitación en un inmueble puede suponer un ahorro energético de entre el 30 y el 50% al evitar las fugas caloríficas y minimizar el uso de los sistemas de climatización.

¿Qué tengo que tener en cuenta para elegir un material aislante?

El grado de humedad presente en el ambiente de la zona donde se va a instalar, si la solución aislante se va a ver obligada a soportar peso o si necesita una barrera contra el vapor de agua.

Generalmente, creemos que las fugas caloríficas se producen por las filtraciones que pueden darse en puertas y ventanas. Evidentemente, los sistemas de cerramiento son relevantes en cuanto al aislamiento, pero el calor y el frío también pueden diluirse por el uso de materiales poco adecuados como elementos aislantes.

Entre los diferentes tipos de aislantes térmicos podemos destacar los siguientes en función del tipo de material que emplean, pueden ser: minerales, sintéticos, reflectantes o naturales. Antes de decantarnos por un material concreto en detrimento de otro, debemos tener en cuenta dónde vamos a instalarlo. En cualquier caso existe un material que es igualmente adecuado para todas las partes de la estancia: suelos, cubiertas y techos; paredes, muros y tabiques; o fachadas. Nos referimos al poliestireno en todas sus variedades: extruido o expandido.

En Embalogic disponemos de soluciones de poliestireno expandido a precios asequibles que constituyen una gran opción para una rehabilitación térmica en una vivienda o edificación. Este material destaca por su gran ligereza, resistencia y por su baja conductividad térmica, lo que permite mantener constantes las temperaturas en el interior, mejorando el bienestar y confort.